sábado, 31 de agosto de 2013

ATRACTIVOS DE pájara pinta (de: El Paraíso Desubicado)









Desde Los Avances Iniciales
de El Paraíso Desubicado



13
ATRACTIVOS DE pájara pinta




Recordábale letanías, nostalgia insoportables que invadieran
su vientre y su memoria de húmedas realidades
o cruces secas ya sin nombre:
Seguir respirando fue cerrar páginas a ese perpetuar
descuidos y su destino,
sufrida la perdida calma, el subterfugio
que encierra la derrota:
tan denso se volvía el aire que los suspiros
ya no podían liberar la congoja,
los postes eléctricos supieron de aquello
y los mismos pastelones guardaron un silencio prudente:

Recuerdos nunca gastados
cuando el camino abatido        y mustio
cuando asoma la ventana         y desprovisto
cuando corpiños blancos         o caídos
a medio instante sus manos casuales
como puestas en lo oscuro      o excusas.

Fijadas en tiempos sin retornos
en tiempos donde la oscura huella afanosa
la mirada diestra como todas las percepciones y su ciclo:
vitrinas, robustos guiños que convencen a destiempo con el paso
de horas marchitas y veredas estériles
esos nuevos campos donde ya ni un grito
sería capaz de fijar la tarde o promover un nuevo comienzo.

Angelical y certera: muéstrale oscuras
guindas de queruba o rechazos a la distancia
distrayendo para siempre la posibilidad del avance.
La sonrisa de experta y de aguilucho.
Y sóplale un beso, como diluvio acontecido,
a través del vidrio que cierra el atajo y distante
por veinte años, sin dominios, con todos
los domingos que serían igualmente ausentes
dormidos, ya completamente agregados a las brisas.

Siente como si el ayuno en ruinas, ya pretextos
o canta + fuerte el venid y vamos, o perdido:
Como si aún fuera noviembre en lo vivo del espectro
y la congoja.

Hoy que ya no viene, ni florecen,
ni perciba el reflejo del intento
porque sólo textos o percepciones diluidas:
sólo gorriones y anotados en la grama de los cables:

Sombras en mundos ficticios, demorados,
palabras y entregas sin retornos.



   


  

miércoles, 21 de agosto de 2013

DESPUÉS DEL CATECISMO Y LAS RANCHERAS (el 10° de El Paraíso Desubicado)

 
 







(desde la parte segunda: Vacaciones y Sorpresas
de: El Paraíso Desubicado)




10
DESPUÉS DEL CATECISMO Y LAS RANCHERAS



Hay confusos recuerdos de barriadas compartidas
chanchas perros y escalerillas
trintres patos guaguas a poto pelado
barro donde cruzan los barracones al salir de la misión
y escalerillas
de un solo Dios no más / con tres
personas por todas partes
y escalerillas las que fijan en medio la humedad
en medio el ruido y los parlantes.

Donde se mezclan separados los yeanes de las percalas
y paños para juntos permanecer
tan solo otra media hora en los bazares:
llenan el pueblo de corridos tan mentados y cruces
reclavadas,
siempre las cruces indican desconciertos
ojos negrísimos y ese pelo azabache
cayendo lizo sobre la percala florida
y piernas de cañuelas y hombros mates
en recuerdos ajados de sonidos y de claves
y rezos a la virgencita.

Y se fueron sin saber más allá de las piedras planas donde
azotan las blancas y chorrean ilusiones
chapoteando hasta el recodo.
Entrando en el bosque cuando el agua
en el bosque entra
su percala abombachada
lo demás en el olvido
donde los desconciertos terminan en cruces
recogida acreciendo
aquellos doblemente sabidos
como cruces esparcidas
allá, abajo, hacia el agua del recuerdo
las nubes viajeras entre el ramasal de la bóveda tejida
adentrándose al remanso
secreto, tomados de lo ineludible
hacia la yerba hacia el rito que llamó
por qué no, porque no supiera en la ciudad
a qué le invitan hasta cuando
la percala fuese otro poco
descubriendo sorpresas consignando deum de deos
extraviando los temores desatando toda otra realidad
que no fueran las culpas, el rencor
los sudores. Los he ahí el cordero degollado
y ese calor pavoroso
en la explosiva humedad de un tiempo
tan diferente al pecado.










  
  

domingo, 11 de agosto de 2013

LA DANZA DE LAS CALAVERAS (Cosas del FaceBook y otras tripas)

 







(desde: Cosas del FaceBook y otras tripas)



LA DANZA DE LAS CALAVERAS
 (exorcismo ecléctico para permanecer cuerdo y lirondo) 



Parecen candelabros diseminados y tembleques

Pero nunca se está cierto de las sombras sonoras
y menos cuando el paisaje pone febril
desdobla y arrumaca      multiplica bullicioso
induce agitación como en ardorosas gatas
coxis al cielo elevando en medio esos bisos
cortejan y pueden apreciar sus estaminas:
princesas clamorosas al compás
de vehementes rancheras bajo la luz de la luna

Laderas ven estatuas para nada quejonas
sus jadeos esparcidos
sus quejidos escalofrían hasta
fémures ocultos en la milpa las desean
afiebrados     sus entrepiernas sufren y las añoran
condenados a solo mirar y sólo escuchar y solo tiritar

Cuencas desorbitadas parpadean la salida
del sol
cual fijan arden o graban
sus retinas ciegas     los pantalones     las trocas
como pentagramas viciosos
como chasquidos chuecos
como graznidos transgénicos
de una raspa catatónica

Huesos cloqueando deseos invencibles
de telarañas llenos que las pincoyas inducen
al atrape de incautos
el sojuzgamiento de vírgenes
erizados los unos
labios escamosos
las otras mayores y menores y oleosos
danzan rituales sus palmas
elevadas los surcos zodiacales
tiemblan
escarmenan
agrian guturales
absorbidos en la tierra
la virgen elegida agoniza
orgazman

y tus pupilas aferran estertores y chillas sonámbulo
bruscamente
atrapado por ese corrido infernal:

continúas en la danza por los siglos de los siglos
y meneas.




10-11 de agosto de 2013

frf








sábado, 10 de agosto de 2013

EL ARTE COMO ENGENDRO DE SU TIEMPO (a un año del ecce homo de Cecilia Giménez)

 
 







(otro de esos sueltos)




EL ARTE COMO ENGENDRO DE SU TIEMPO

(a un año del ecce homo de Cecilia Giménez)






Podría tener dolor de muelas              seguro
o tal vez paperas tenga        cabe dudas?
pero nos mira              y traspasa
y qué mirada:
los pelos nos pone de punta

¡No se les vaya ocurrir intervenirlo!

Virgen de la Misericordia de Borja:
evalúa bien los ruegos / ejerce tu clemencia:
mira que tu hijo:
de ausente celestioso   / (embobado gnostiquillo)
ahora conmueve          / ahora humano

Un torpe evaluaría que Cecilia realizó
restauración falluta:
Pero
Su mano la guió el Espíritu
cabe dudas?

¡No permitas que a tu hijo puedan destruirlo!
(defiende el azar con la indulgencia
que ya en milagros no creemos)

Pero si hasta la Merkel allegó a lukear
el portento!






frf
23-24 de agosto de 2012

10 de agosto de 2013





  
  

   
  

lunes, 5 de agosto de 2013

LA MAQUETA 110.643 (el 40 de Espigando en el rastrojo)

 
 





(texto en Espigando en el Rastrojo)


Aparece también como parte de un texto en Apuntes para una Scarlett. Aquí se deja una variante, con el mismo título, más alegorizada y referida a su inspirador. (25-26 de noviembre de 2015)



LA MAQUETA 110.643



Siguiendo a Borges /con fatiga/
pero persistente en su empeño
el Gran Mago ordenó construir otra maqueta
//esta vez a escala 1:1

Se ha sabido de una sonda
la Cassini que le llaman
dando vueltas a la maqueta en el lugar
donde /más o menos/ se replicó a Saturno

Y como uno más uno es dos
y dos es uno:
¿a quién le importa siquiera una monada
//y menos una mónada//
la duplicación de los textos
/si en una biblioteca infinita
se encuentra un libro infinito
del cual cualquier texto no es más
que una de las infinitas variantes realizadas?

//y allí vivimos todos los espectros//

No a Platón ciertamente / que era indiferente a las contingencias
:Le ocupaba sólo la realidad consistente y eterna
espiritual y etérea

y no su sueño especular y difuso
donde la Maqueta ciento diez mil seiscientos cuarenta y tres
permanece circunvalada por una sonda
en uno de sus tantos infinitos hexágonos
donde viven los espectros
y texteamos sus réplicas
copiadas y copiantes

//bajo el certero cuidado y la aterrorizante mirada
de su Gran Bibliotecario
del cual Jorge de Burgos no fue más que su parodia//
y el Gran Mago: su Emanación / su Avatar / su Sabiduría



frf 2013





   
   

viernes, 2 de agosto de 2013

QUILLAJA SAPONARIA (de Carteros atrabiliarios, dulces Energúmenos)

 






(el sexto desde: Carteros atrabiliarios, dulces Energúmenos)



QUILLAJA SAPONARIA



6


Allí donde la pradera refulge su antaño de bosques

más arriba
del recuerdo y las quejas contenidas

o cuando la selva perpetúa su pasión de procreancias

cercanos pero abajo
del aroma de carburo y velas

allí cambian cañones de urgencia en cortezas de ansia limpia
celajes transparentes        esperando ser redimidos
                                       por cenizas y temblores:

Así la vida como resultante azarosa      imprevista
empecinada      con terco olor de pabilos y ahumados

sabores natres                expedida
                              carente de objetivos
                /más allá de mantener su antaño y arrebato/
                                  sus ojos turnios

marca                              /hiere
incrusta lejanías                   /adhiere cenizas
turbia las ausencias                   /esconde los recuerdos

Celulosas de esperanza cuerda y secreta / alas que enraízan
vegetaciones y prudencias derrengadas:
Recuerdos de infancia montañosa

Vertientes primitivas escurren
sin dirección     ni intensión húmeda
lejos del confesionario
y empozan bajo la bóveda verde
con una que otra moza agitando su pañuelo

     / cortando la baraja: /metamorfoseando brujerías
     //El ángel del rescate perdido entre las moras//

en recuerdos colgados y rendidos
como carne a charquear protegida de las moscas
en delantales blancos / en overoles castellanos
según el designio del calor
                                       en las heras y las parvas

Diamantino y sucio pero alegre
Sabias seráficas de perdón han lavado tus heridas

¿Quién pudiera relámpagos de sanación vegetal
el poder detergéntico no blanquear y suavizan
la maduración a membrillos del colegial de tardanzas?

Si por artes no fueran: quién duelo primogénito
savias de infancia boscosa
esas consistencias o llamadas / esos recuerdos incrustados
un horizonte tartamudo como fractales diluídas

virgen desaforada incontrita      el dilema de otras cumbres
impurezas en renuevos              cenizas que tranquilan y que agitan

cuántos nativos tendrían el alma apachurrada por camisas
de fuerza / o luces de fijezas urbanistas?

Los deseos extasiados en el pasto
de Leda                                     Apaciguan
Las visitaciones y anuncios       impurizan

Un tiempo donde ni siquiera El Peneca o el Okey
impedían el chapoteo en lodazales atrapantes
hasta quedar exhaustos con harina tostada
exaltados de hortensias
robustos en el barro

réprobos al silabario                  diluídas sus llamadas
                                                 catecismas quejumbres se avientan

Los soldaditos de plomo           perdonan
Esos cercos / esas parvas           limpian
                                                 maravillan

No conocen grados ni deberes de muerte heroica
Sólo dar que desinfecte /afirman
Medicina que recule sarnas /añoran

El rezo predilecto                      avellanas / las pozas en la bóveda
La sabia perpetuante                 donde el agua transcurre
                                                 la infancia
                                                 prolongando el presente
                                                 como si nada tuviera su final
Una caricia que conforta:          signo de alianza avizorada
                                                 y dudosa:

Tiempos de olvido / descortezado y bueno
séanle una de tus lunas / veneradas vegetales
tan solo una de tus plumas
desde el vientre
o siquiera el ruedo de su falda y sus miradas
verdes-rojas-amarillas en retorno/ a renovar su cautiva memoria


frf
domingo 08 de noviembre de 2015
revisión final para su incorporación
a la Precaria de In-Éditos