jueves, 15 de mayo de 2014

CIERTAS EXPERIENCIAS (el 10° de Acerca de naufragios)

 
 






desde la parte: Regreso a la cordura



de: Acerca de naufragios






10




CIERTAS EXPERIENCIAS




Sobre el repetido mismo,
aunque ni un desastre reitera idéntico
ni aunque pareciera,
esas hojas del acanto / y la vergüenza
¿lo irredento caduco?
las nervaduras de la higuera / ocultando
su atractivo

esas consignas en reemplazo de sabiduría

(sustituyen esperanzas que ya no encubren)
como ese auto a pedales desvencijado en la cuneta
y la confianza de su retorno hecha añicos
/ no saca de la infancia

las expectativas ya sin vigencia, ocultos
remordimientos en la costumbre
y sus calambres a la deriva

al pie la jaculatoria persistente y arcadas y fugas
y bragas y pantis melgadas en espera

donde la admiración convence y suena
que si perdura, agrada / o cortada, oscurece
y repetida solo pareciera

/ la claridad del olvido concertado
ritos propaga y puños en alto / y de sacristía, secretos
y señas
(así lo irredento y lo jolgorio encuentren su acogida)

acentos extranjeros en la ciudad acogedora menudean
sin saber
qué dicen las réplicas:

la tectónica humana, los olvidos
(la ciudad que gana, perdiendo la partida
su olvido como obsesión dominante)

esperanzas discontinuas sin consuelo
ya nadie queda, ni el más grande
ni la discípula sorpresa
y entonces para qué? Qué afán en continuar visitas
al Jardín Botánico?
salvo por el encanto de las rosas
y la suavidad cálida
y húmeda del roce de los muslos

acabar diría
y se queda dormida, de inmediato
como si la armada fuera no más que una consigna