sábado, 18 de diciembre de 2010

EL ÁNGEL tropezado (el 1 de "Composiciones para un barrido y un fregado")

  
  





(de "Composiciones para un barrido y un fregado")

(el I de Díptico Fantástico
en homenaje a la  más fantástica de las literaturas)



EL ÁNGEL TROPEZADO





Daba penas el ángel cojo        /O caído
Con su pata quebrada daba mucha pena

Pero varios no eran los que se acercaban
apenas uno que otro       cada 2 o 3 horas
a llenarle su tarrito de monedas

Te pasa por disfrazarte de hombre
le dice Gabriel
Mejor te mostraras como eres
que a todos cegaría la terrible horripilancia

Daba pena el ángel cojo con su pata herida
mucha pena

Pero no tanta       ¿verdad?








  

ÁRBOL LEJANO




(desde: <Expropiación del árbol y otros textos>)


ÁRBOL LEJANO

En torno del árbol solo y distante
siguen acosando los fantasmas,
esos que la delicia llena de arañas y rescoldos:

Las llamas del incendio, crepitan,
(como si el futuro quejara su
esfumarse a mediocres baratijas
de cara bisutera / y trapolensis),

y un olor tostado a lagartijas cansadas,
a mariposas neutras.


El trac trac de las hachas,
ensorda;

(el ave del paraíso canta motosierras,
sirenas de paso ululan susurros contritos,
ausencias de coros verdaderos).

Intereses coagulados.
Helados de petróleo.

El capital y su ganancia,
profanan.

Ni la cúpula de San Pedro escapa
a la codicia:
representaciones para el nuevo milenio:

¡Acumular, Acumular!
que el verde se acaba.
Mantequilla de esperma.


Con son bosques:
estorbo, enemigo o plata,
cuando: oro el sudor ajeno:

A la tierra también se la ultraja,
se la chiflan,
piernas abiertas donde el arado se quiebra.


Y una bebita naranja, sus desmesurados,
sus orbitales fijos en la ausencia,
te pregunta, como al vacío de ese
encanto ya largo que se esfuma: ¿por qué a mí?

y sientes como silenciando palabras de escarnio,
que pululan noches de bichas, saltos
al vacío,
sudores.

Pan de afrecho.


Al cielo (espejo de lo terrible) lo embrean.

La tos. La tos. Las mentirillas candorosamente oficiales.
Ese polvo insidioso en los informes
de soslayo: una carraspera en los banquetes.
Borroneos entendibles
hasta para un cura.


Al hielo (sus desmoronamientos) le rajan lo azulino.
Desaparece. Desaparece. Tres grados proof
luchando por su alza.

Emigra a escarnios de vapor, / cansado en su espera de
alaridos,
huir, ensayar desatinos para el incremento
de la niebla y el bañarse de las islas ribereñas.

Actor fatigado en docu-mentales sobre osos hambrientos,
focas envejecidas.
Lentejas de trinitrotolueno.

Una veloz fuga se orquesta:

El oxígeno escasea.
El CO2 se desmadra.

La fiesta exuberante de risas, arduas y célebres.
La TV ejercita diversiones dirigidas.
Representan locura bien organizada.

Las hembras abortan. Los piñones ralan.


Eso que fue tan dulce en la boca
se está volviendo amargo en la panza.

Porotos nucleares.


Y un jinete                                  y su caballo,
pareciera, a lo lejos, aún distante, como
            sombra por las nubes, un
       destello ominoso que se cierna;
   que retrocede           y        que avanza:

Ay galopa,          Ay galopa,        Ay galopa.