lunes, 6 de diciembre de 2010

UN ALTO EN EL CAMINO

     



(desde: <Londres y cercanías>)



UN ALTO EN EL CAMINO




                        I

Impertérrito / a su plaza ancha de escuálida /acogiéndola
de bronceados leones imperiales en cuyos hombros
estuvo fugaz la esperanza
o como desde la urbana moda se acogen
aleteos de palomas cagatrices
y el murmullo de turistas fotogénicos
un elevado Nelson
ya no manco       ajeno contempla
circundado:

Autos hormigas / rojos buses / bobies corteses

Donde de espaldas yace neoclásico el hogar
de las telas y colores

Contempla no se sabe qué

A su lado /neoclásico moderno
expone el verdugón comercial de Carlos
a la cultura monumento del market super
su tan small carácter
como inspirado pretendiente:

No del todo bueno.
No del todo malo.
No del todo tonto.
No del todo ajeno.

Inglés aristocrático
Divorciado con 200 años de demora

Pero son tus telas las que perdonan todo contratiempo

En verdad        en verdad os digo es preferible
un museo neo que llorar la nada

Mejor /si sólo menos gasto superfluo /quien entrega
el billete largo: el Lord del SuperMarket

En dar nos dan con chirlo
a los que aun: no hemos llegado
Solo tienes lo que das /y no tenemos nada



                        II

Al caminar despreocupante desde Charing Cross
hacia los libros de viejo
los magnéticos pigmentos re-introducen siempre
a los años escolares de palabras sin sentido

A rescatar mudo sobrecogido arrobado
otra vez expectante
el sentido sin palabras:

Una herencia forzada antes de tiempo
atraído para siempre a ese cuarto

a media luz

donde el vidrio le grita de aquel loco
y la más dulce mirada incierta o destinada

Las más bellas manos no invitantes
Las más terrenales líneas y sombras
de pliegues o actitudes

Y recrean sus ojos

el volumen sagrado de otros tiempos
El sentido escondido de pasadas edades

La Virgen Madona de azúcar amada.
Su bullente maternidad juvenil en reposo.
Su plácido embarazo y sonrisa misteriosa.
Ya pasados.


La madre – mi madre – el nieto – mi hijo
dedos y sandalias         o silencio

Todo quieto florido en paz vivo
si hasta Juan      el sobrino Juan      apaciguado

¡Qué bellas las damas renacentistas!
A mí también me dicen cosas

Y fe tener quisieras para de verdad amarles
y no solo a su trazado         su misterio

su plana realidad

de carbón papel formas

y nostalgias



                        III

Y eres otra vez enamorado y joven:

y eres tú      Londres
otra vez
nuevo y atrayente






------------------------------------------------------------------------------------------------

LA VENUS RECLINADA




(desde: Londres y cercanías)


LA VENUS RECLINADA *

Hay veces cuando la realidad misma exige el retorno a tiempos superados, entonces hay como incrustado un placer morboso en decires que parecen pura retórica, cuando el habla cotidiana queda ampliamente superada y sólo es aconsejable cerrar la boca: pero como ella se abre sola ante lo sagrado, no queda otra alternativa que desincrustar la emoción y escribirla alejado del habla, y cantar a grito pelado.


Si pudiera abarcarte
como vientre profundo
o recuerdo del hombro que desvelas
penetraría en ti

/para mi condena/

Sería la sombra del hueco de tu monte
La luz que fecunda tu presencia
Una cárcel de memorias

Ah si lograra asumir la huida
de tu presencia /      //se escurre
en memoria que no atrapa//
El ardor de tu volumen
tu existencia cotidiana más
allá del día a día

Mis labios serían tus manos      ausentes
Mi sexo     granito y fulgor:
Tu estado móvil de curvas
atrapadas

Mis ojos te tocan
con ansia de permanencia

Mis muslos vibran: acompasan
tus quietas ávidas caderas
y te rodeo / te palpo
abarco y poseo:

Toda la luz
toda la luz que el Támesis no usurpa
se condensa en tus de audacia volúmenes
de oferta en roca / roca en fulgores /roca eterna:

Entonces: Entro en tu espacio
como en secreto de formas que insinúan:
Somos la misma profunda robustez:
que descansa nuestra cópula pétrea

Apenas instantes de gélido fuego
temerario

Oh si pudiera quedarme inmerso
en tu llamarada de roca
penetrado en tu oferta de tiempo
ánimo macizo
petrificando el comercio
que consúmeme:
Llamarada agónica     ¡retorna!

Ya no serías deseos:

En ti quedaría para siempre

recostado       (     como palabras expuestas
desnudo         )     en la virginidad primera
potente          (     ese fuego atrapado en la ceniza
protegido       )     incólume a la maldición del tiempo
lúcido            (     en la quietud vertiginosa de la forma
fuerte             )     inexpugnable de completo

hembra macho
Pensamiento de piedra
Sexo que arde

Viviría mientras tú permanezcas:

Algo de mí no moriría entonces



* Cualquiera de ellas /cerca del Thames/ donde él las dejara.