sábado, 26 de octubre de 2013

EL RITO SAGRADO (de El Paraíso Desubicado)

 
 






de: El Paraíso Desubicado




19

EL RITO SAGRADO



Atada de pies, y de manos al ansia
al dentado muro y de harapos, astucian aquellas que
serían soberbias.
Descubren visiones, blancuras, ah, la túrgida prestancia.

Olorosos vertidos y frutos y ciertos
el brasero provisto, ardientes rituales, promesan
absoluta salvación / o gratuita cadena.

Donde vapores confirman la robustez de la yerba.
Donde solo pudiera huir mal
la prestancia.
La desfallecida sojuzga y anhelante y manipulando deseos al rojo
hábitos talares del más robusto, y cilicio.

Consuelo incrustado en medio su ansia
un paso                     como si no existiese el intento
una queja                   como aprobando la estirpe
que sube                    o que baja
                                  y la espina desarma.

El tiempo cercano en la hora provista extenúa
en el más puro (des)encuentro:
Y presiente el mordisco y su exceso donde solo
pudiera coger mal la ternura.

Desgarra y penetran delirios
y recíprocos              y densos como eslabones urdidos
y cadenas al cuello    como delicados pesares
y saciando                 como repeticiones y escarchas.

Recuerdan sombríos el palco de rojo.
Ofrece sus frutas pesadas al ansia que mira le cercan
el tiempo que muda y su espeso
donde pudieran tan solo situar mal, desgarrando
las ruinas, gusanandos que explotan / o la confianza
no sabiendo la ausencia.

Sumergen            como si emergieran las nubes
descubren            ese presente y abismo
y un rito              sin ni una rosa en socorro
sostiene               o un mes de María en la duda
y condona           y perdona lo sublime y lo triste

cumpliendo         premisas previstas
desmaya              la imposible prestancia
y congoja            la huída en lo puro:

o ciertan o imploran para otro momento
del más indefenso presente y la astucia.

Ya siente el delirio, ya surcan certezas y el temple
la ausencia, la imposible partida
reduce, perturba, y florece
o distancian perpetuos sagrados secretos:

el reflejo paciente espera y dispuesto
para otro tiempo de palcos
otro tiempo en tinieblas
otro tiempo y sudores
donde solo te surca hacer mal

el recuerdo
el olvido
el perdón
la locura.