miércoles, 20 de noviembre de 2013

EL DOLOR LA HARÁ INVENCIBLE (el 30 de Carteros Atrabiliarios, Dulces Energúmenos)



 
 





parte de:

libro III
(las angelarres)
  
En el prado del ángel cabrío




desde: Carteros Atrabiliarios, Dulces Energúmenos





EL DOLOR LA HARÁ INVENCIBLE






30





El interesado. último Dejo. Una imploración
en desahogo como grito callado o dubitativo:

No olvidéis la mujer: siempre el relámpago y la ira.
La peste y el hambre a una tercera parte.
La mujer y su instinto curiosillo. Como brisas.
Como en cuchillo mi amor para esparcirlos.
La mujer y sus curvas de vértigo. Como torres de marfil.
El amor saciado. El furor sobre ellas.
¿Acaso no conocéis sus astucias gemelas? como hogares
y magnetos cuando el velo no las vela.

Y si aún no has probado su ardor antiguo y certero
como el griego de la lengua:

guárdate de su suave piel de harina
de sus manos expertas sin plumas
de sus pezones sagrados de misterio.

Por sobre todo: Cuatro rostros. Cuatro plumas.
Pies de buey o de bronce pulido.
Cara de doncella y de leona.

Cuídate de su fertilidad dolorosa:
porque el dolor la hará invencible.