lunes, 6 de diciembre de 2010

LA VENUS RECLINADA




(desde: Londres y cercanías)


LA VENUS RECLINADA *

Hay veces cuando la realidad misma exige el retorno a tiempos superados, entonces hay como incrustado un placer morboso en decires que parecen pura retórica, cuando el habla cotidiana queda ampliamente superada y sólo es aconsejable cerrar la boca: pero como ella se abre sola ante lo sagrado, no queda otra alternativa que desincrustar la emoción y escribirla alejado del habla, y cantar a grito pelado.


Si pudiera abarcarte
como vientre profundo
o recuerdo del hombro que desvelas
penetraría en ti

/para mi condena/

Sería la sombra del hueco de tu monte
La luz que fecunda tu presencia
Una cárcel de memorias

Ah si lograra asumir la huida
de tu presencia /      //se escurre
en memoria que no atrapa//
El ardor de tu volumen
tu existencia cotidiana más
allá del día a día

Mis labios serían tus manos      ausentes
Mi sexo     granito y fulgor:
Tu estado móvil de curvas
atrapadas

Mis ojos te tocan
con ansia de permanencia

Mis muslos vibran: acompasan
tus quietas ávidas caderas
y te rodeo / te palpo
abarco y poseo:

Toda la luz
toda la luz que el Támesis no usurpa
se condensa en tus de audacia volúmenes
de oferta en roca / roca en fulgores /roca eterna:

Entonces: Entro en tu espacio
como en secreto de formas que insinúan:
Somos la misma profunda robustez:
que descansa nuestra cópula pétrea

Apenas instantes de gélido fuego
temerario

Oh si pudiera quedarme inmerso
en tu llamarada de roca
penetrado en tu oferta de tiempo
ánimo macizo
petrificando el comercio
que consúmeme:
Llamarada agónica     ¡retorna!

Ya no serías deseos:

En ti quedaría para siempre

recostado       (     como palabras expuestas
desnudo         )     en la virginidad primera
potente          (     ese fuego atrapado en la ceniza
protegido       )     incólume a la maldición del tiempo
lúcido            (     en la quietud vertiginosa de la forma
fuerte             )     inexpugnable de completo

hembra macho
Pensamiento de piedra
Sexo que arde

Viviría mientras tú permanezcas:

Algo de mí no moriría entonces



* Cualquiera de ellas /cerca del Thames/ donde él las dejara.

2 comentarios:

  1. Me nutro de belleza y talento leyendo tu poesía, el sentimiento y la pasión, están delicadamente tratadas en esta linda poesía.
    Un gran abrazo.

    http://monina-mona.blogspot.com/

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Saludos con retraso. Gracias por comentario y lectura

      Eliminar