viernes, 25 de abril de 2014

REITERAR LA VAGUEDAD DE LA IMAGEN (el 36 de Apuntes para un desarrollo subrepticio)

 
 




desde la parte: Y otra vez a la cordura






de: Apuntes para un desarrollo subrepticio








36






REITERAR LA VAGUEDAD DE LA IMAGEN







La clave y el sonido activan la intrusión
y baila en la mesa velada y cortinajes
con un ruidito selecto que a ella sola precede
y exorciza.

Saca del segundo ensueño
ese sereno el que precede la pesadilla
interpretando correcciones y arreglos
tan necesarios, y reales parecían
como palabras justas atrapadas
destinos a líneas de un espacio que aleja la mano
y no retorna sino cuando vedadas sus visiones.

Sí, estaban exorcizando en atisbos los vacíos.
Sí, recuerdos, pero ya no los extremos tan
como certeros. Evaporan ipso facto cuan pronto surgían.
¿Que si acercaban a uno soñoliento? Tal vez
el segundo que no olvida, ¿cómo estás,
cómo a la espera?

Ya no despliegan: ni el imperfecto momento
ni sus diestras posibilidades que bien no iban
ni el desafecto, huyendo: nítidas, precisas, soñadas.

Olvido que llama
alertas al sol, la brisa de septiembre, sus presagios
y su pesar, las carencias revisan sonrientes.
Y no hablan del intento: no destruyen aún los artilugios.

Tengan cuidado con alguien como la ausencia, saben
cómo comprometer el recuerdo, y alejar sin daño:
Ya, de la certeza, sacan como dos piezas la medida:
y ¿podrías atreverte?

La gata saltará al alfeizar con su poco de humo y erizado.
/ Comprometiendo para siempre la memoria.




  
  

No hay comentarios:

Publicar un comentario