miércoles, 23 de mayo de 2012

LA CONCIENCIA DE MI ABUELO (desde: Composiciones para un barrido y un fregado)

  
  
  

Siempre hay un pariente que traiciona. Mi abuelo dijo: maldito por toda la eternidad aquel que me traicione.
(Y hago mías sus palabras: dijo el nieto)



(desde: Composiciones para un barrido y un fregado)



14
LA CONCIENCIA DE MI ABUELO



 ¿Vivir fuera del tiempo pegajoso?
Cómo / basta / aquí no valen las orquídeas:
¿Vaya, a eso aspiras fiero cicambrio!

¿A quién se le ocurre tamaño sufrimiento?
Eterno espectro tiritando torbellinos en busca de la carne.
Mentes desquiciadas, o blandengues brisas oscuras
bueno, si no tanto: torpetonas como almas inquiciosas tan amigas
de la tenaza y el brasero.

Rosas sicópatas, lirios sicóticos, cuando en parejas
inquisidoras, cía-s en busca de secretos
locos de atar: no,
la marea no da para tanto
en la calma desquiciada de lo inmenso
podrían ser otro atractivo en gracia de resacas:
niños asustados – viejos seniles.
                                                     OK

No olvidar los recursos disuasivos
compensan nuestros desatinos o patinamos
                    y nos largan sus uríes deliciosas
y morenas, y curvas feroces y tan hambrientas
que por ellas lo haríamos re chiflados.

Arremeten las walkirias rubitantas en la pelea
de los sexos ni tan hostiles
ni tan quejosos / o / armadas:
estupendas!; don Pablo?
con su plan
de almitas eunucas y devotas transparencias
sutiles, ingrávidas y etéreas
                                         (o, a veces,
la Gran Calma):

y             Nada de gusanos                para nada sutiles / aromas graciosos
y             Nada de hongos                 con mucho de cambios y gominas
y             Nada de moscas                 mierditisantes y terrenas y golosas
y             Nada de coleópteros           piedras celestiales en la tierra
y             Nada de levaduras              tan tan beodas / tan tan enfiestadas
y             Nada de bacterias               las que nos gustan y cambian
y             Nada de polvo, no cenizas
que polvo y cenizas no más que apariencia como el aceite
de oliva y su rito.

¿Es posible ser + idiota?
Sí que sí.
El Eterno Retorno.                  Para un barrido y un fregado.

“Debes estar orgulloso” me dijo mi abuelo:
“Sólo el hombre muere”: lo demás se transforma

algo más que un mágot: en mosca después de nacer santos
ese amanecer sangriento en tarde reposada.

Ese abuelo, también homo-centrado, y a una edad
en que ya nada cambia salvo, si reblandece
lo que tanto gusta a los curas que ventajan:
Los extrema uncionan:
recuperados los declaran.

No quiero curas en mi cama! dijo mi abuelo
mucho antes de estirar la pata.
 

La confesión y la extremaunción: he ahí los ritos con que nos tienen
agarrados de un coco, decía el abuelo.
(Sabio: el nieto reconocía)




  
  
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario