miércoles, 1 de diciembre de 2010

EL CINTURÓN


Sombras que no son
lo que ver quisiesen
presencias,
y ya no inspiran

surcos

lo que ver dolieran
liturgia perdida
su garra
y atrape
si duelen, esperan

su descifre.

Sombras como ojos
como Orión que brilla.

No hay comentarios:

Publicar un comentario